Posted by admin on Febrero 27, 2009
 El Principio de Identidad “Yo Soy”

El Principio de Identidad “Yo Soy”

Con el cuerpo aparece la Consciencia, la Luz del Absoluto en el Reino de Maya, que será golpeada por las impresiones recibidas a través de los cinco sentidos. La Consciencia devendrá en Ser en cuanto aparezca el Principio Yo Soy como el Impasible Testigo mudo de todo el movimiento que se produce en ella. La identificación de la Consciencia con el cuerpo físico está servida, ya que el siguiente paso es la aparición de la mente.

Interlocutor: Parameshwar, ¿Es esta percepción de ser que tengo de mí, ahora, el Testigo, el Yo Soy?.

Parameshwar: El Yo Soy es el punto origen de la existencia, de la Vida en cuanto a su percepción. Esta percepción desciende a los estratos inferiores de conciencia, digamos, el ego. El Yo Soy se sabe a sí mismo, pero no es un ojo que se perciba a sí mismo, en este punto, podemos decir que es Consciencia Pura de Ser, pero éste no es el Absoluto. El ego es la conciencia Yo Soy identificada con el cuerpo y las características personales son tomadas como una entidad real. Es a esta “percepción de ser” a la que te tienes que aferrar continuamente para trascender la ilusión de ser una entidad. Esta consciencia de ser en los seres humanos es intermitente, raramente aparece si no es a través de fuertes impactos dados por el vaivén de la vida.

I: Pero yo tengo la certeza de que “yo soy”. Yo puedo ser testigo de todo el movimiento tanto externo como interno.

P: ¿Estás desligado de tu identidad?.

I: (El interlocutor piensa)

P: ¡Dudas demasiado!. Esta respuesta es delatadora. No debe haber duda alguna al respecto. Comprende que la Conciencia Yo Soy nada tiene que ver con la identidad de la cual haces gala ahora. ¡Aférrate a esta percepción de ser y todo vendrá rodado!. La Conciencia Yo Soy está libre de cualquier tipo de reacción, es mero Testigo de lo que surge en tí, tanto de lo externo como de lo interno; al estar más allá del conocimiento y de la ignorancia, el Yo Soy nunca puede dudar. Díme una cosa: ¿Cuando testificas estás libre de reacción?.

I: ¡No!.

P: No dudes más, ahora ya sabes. En el momento de hacer la pregunta no sabías, pero ahora ya sabes. Aférrate a la percepción de yo que asoma intermitentemente en tí.

I: Parameshawar. En sí misma ¿qué es la Iluminación?

P: Un concepto; sólo es un concepto que ha sido capaz de construir todo un arquetipo en la mente del buscador. La Iluminación no es más que una simple toma de conciencia, un “darse cuenta de”. En el caso que nos ocupa solo es darse cuenta de que tú ya eres el yo que buscas. En cuanto esto sucede, todo el edificio que se ha levantado durante años de búsqueda se derrumba en un instante. La toma de conciencia convierte en obvio todo lo que antes era ignorancia, y por lo tanto, ésta convierte el asunto en un tema simple y evidente, es por esta razón que el ego se desploma en cuanto te das cuenta de que tú no eres esa personalidad que siempre has creído ser. Este darse cuenta suple con lo real lo que antes era ilusión.

I: ¿Por qué es tan difícil darse cuenta de nuestro Ser verdadero?.

P: Simplemente porque uno no se percibe interiormente. Lo que tú llamas tu mundo interior no es más que la acción de la mente: pensamientos, imaginación, recuerdos, emociones, etc… Ese mundo interior tuyo no es real. Necesitas percibirte como el Testigo mudo de todo este movimiento; sin juzgar lo que ves como bueno o malo, agrabable o desagradable. Este Testigo ya está, ¡créeme! solo que tiene una forma de estar ahí errónea, ese Testigo es lo que buscas, eres tu misma, pero tienes que darte cuenta de que lo que ves no forma parte de tu identidad verdadera. ¡Ahí reside verdaderamente la dificultad!. La confusión se levanta como un muro mental al cual deberías derruir a base de percibirte constantemente, en cada momento, como el mudo Testigo. La identidad del Yo Soy se elimina con un acto puro de comprensión.

I: Sigue siendo difícil de entender.

P: Es porque no escuchas de la manera correcta. Mis palabras son eclipsadas por tu instantánea interpretación. Está la mente ahí. No obstánte, intentaré simplificar más. Sólo hay dos pasos que dar; el primero es darte cuenta de que todo lo que crees ser no es real, si el paso es dado, devendrás la Conciencia Pura “Yo Soy”; el segundo y último es darte cuenta de que no es necesaria la Identidad. “YO” es la identidad. “SOY” deviene en SER y SER es el Sí Mísmo o Absoluto. En este mismo momento, ahora, ya eres el Absoluto. Lo que debes tener claro y comprender es lo que la Consciencia es.

I: O sea que mientras haya identidad, ¿habrá ilusión?.

P: ¡Así es!. Todo el problema viene de ahí mismo. Maha-Maya es la identidad, sin embargo, es a través de ella misma que la liberación se da, yendo hacia atrás se regresa al Origen. Este es el juego. El ego tiene una concepción falsa de su identidad y sin embargo no es consciente de la sensación de ser, la cual está en un segundo plano, retomarlo hacia el primer plano y mantenerse ahí es iniciar el viaje de vuelta. Durante este viaje surgen trampas mentales que la misma consciencia se encargará de sortear. Mantenerse en la eseidad es empezar a ver la ilusión.

I: ¿Para mantenerse en la eseidad en necesaria la meditación?

P: Eso es la meditación, no hacen falta trucos de ningún tipo. Mantente en tu eseidad e irán viniendo los diferentes samadhis, pero no caigas en la trampa de desearlos, ya que ellos son estados pasajeros, alteraciones de la consciencia. Alcanzar el Sí Mismo, libre de Identidad, es llamado Sahaja Samadhi, el resto de los estados carecen de importancia, van y vienen.

I: Pero el Vedanta Advaita hace hincapié en ellos.

P: El Vedanta Advaita es solo una muleta que te ayuda a caminar. Llegará un momento en que tendrás que arrojarla lejos. Existen muchas muletas con diferentes formas y colores, pero como toda Enseñanza, es acumulación de información, es una colección de conceptos útiles mientras no sabes por donde ir. Todos los Jnanis verdaderos te empujan hacia tu eseidad, la percepción de Ti Mismo. ¿Por qué no les haces caso?. ¿Por qué te aferras a la muleta?…

P: … El Advaita de hoy dia es la Enseñanza más poderosa que existe, pero no es poderosa por lo que está escrito hace milenios, sino que es poderosa por la simplificación que los Jnanis auténticos hacen de él. Estos han abandonado la letra muerta y lo único que transmiten es su Advaita; su forma de transmitir está basada en su propia experiencia. Lo que no deberíais hacer crear un sistema o religión de estas transmisiones. Pero claro, evitar esto es casi imposible.

I: ¿Estás diciéndonos que abandonemos la Enseñanza?. Las enseñanzas de Ramana Maharshi o Nisargadatta es lo único que tenemos.

P: Eso que dices no es cierto. Lo único que tenéis es lo que ellos os están siempre señalando: La “yosoidad”, “Yo Soy” y “El Absoluto”. Lo que ocurre que en vez de buscar dentro os aferráis a sus conceptos, a las palabras que ellos pronunciaron un día y que estáis buscando comprender, pero no acabáis de asimilar que la única alternativa es lo que ellos hicieron: “ser”. Os movéis en el plano intelectual pese a que ellos ya os dijeron que no hay salida para este laberinto, sin embargo, os empeñáis una y otra vez. En realidad no sois buscadores sinceros, soñáis que los sois, pero no lo sois. Tenéis hambre de conocimiento y al final escribís libros, porque comprendéis a los Maestros, asumiendo que sois Jnanis. Esta si que es una buena trampa en la que muchos han caído, sobre todo en Occidente donde existe una gran simpatía por escribir libros. El tipo de preguntas que hacéis está indicando vuestro grado de “ser”. El Advaita es tan fácil de comprender que para muchos se convierte en una trampa mortal. Muchos de vosotros si tuvierais que aprender sánscrito para entender la esencia del Advaita Vedanta abandonaríais porque esto requiere esfuerzo, de la misma manera requiere esfuerzo hacer reales los consejos de estos venerables y sublimes maestros: “¡Se!. Debéis comprender que mientras estáis sujetos a cualquier enseñanza estáis encadenados a la mente, a los conceptos. El YO seguirá atrapado en la Ilusión arquetípica del ego.

I: ¿Por qué y para qué todo este juego?.

P: Lila es tan solo un concepto aplicado desde la antiguedad por gurus vedantas. No es un término correcto ya que esta palabra implica a algo con atributos de jugador y necesidad de diversión, pero en India se aceptó, simplemente porque así lo determinaron aquellos gurus en su día. Digamos que todo este “juego divino” son procesos de alejamiento y retorno de la Fuente. El “por que y para qué” no tiene sentido alguno más allá de los conceptos, ocurre así, desde el mismo momento que el Absoluto adquiere la primera cualidad del Auto-Conocimiento devienen los procesos conocidos como Maya o Consciencia.

I: Los maestros dicen que es el Absoluto el que cae en Maya y es Él el que despierta de ella…

P: Así es, todo es el Absoluto. No existe, como hecho real nada a lo que pueda llamarse “yo” o “individualidad”. Por un proceso de alejamiento o caída, el Absoluto queda atrapado en Maya cuando adquiere una identidad y es a través de ella que se divorcia de Sí Mísmo al caer en la dualidad. En este caso, dualidad significa “tú” y “yo”. La identoificación con el cuerpo es el punto de máximo alejamiento.

I: ¿Cuándo se produce la caída?.

P: Cuando el Absoluto se conoce a Sí Mísmo. En este punto surge el mecanismo de la encarnación, es un mecanismo que pertenece a Maya, ya que el Absoluto nunca deja de ser sin atributos. Digamos que este proceso que es un “nacimiento” en la Ilusión. El proceso de “toma de Conciencia de Si Mismo” es un proceso de retorno al Origen. Durante el proceso de alejamiento (una vez que se ha tomado un cuerpo físico), el Absoluto se va revistiendo de Identidad, es un proceso físico, completamente físico y que va en relación directa al desarrollo del cuerpo físico. La Fontanela en el niño va marcando el proceso hasta su cierre en el cráneo, momento en el cual el Absoluto es abandonado completamente a Maya; así empieza la identidad egóica.

I: Entonces surgen todo tipos de religiones y enseñanzas para volver al Origen.

P: Así es. Pero son solo dignas de confianza aquellas que muestran el camino para la eliminación de la identidad. El resto son un conjuntos de ritos y dogmas que sostienen a la ignorancia.

I: Uno debe irse quitando las capas que ha ido adquiriendo durante la vida. ¿Es así?.

P: Digamos que sí, así es; mientras uno no tenga como característica personal la habilidad de la auto-conciencia, la forma de ir tomando adquiriéndola es “neti-neti”, la negación por parte del observador de todo lo que no es él mismo, hasta que advierte que él es la Consciencia. A partir de este punto todo cambia y se abre la posibilidad de la Realización. Cuando el go se da cuenta de que la Consciencia es su naturaleza real todo el edificio arquetípico que conforma su vida se derrumba ante él. Este es el primer “despertar” y es la toma de consciencia más fuerte de que todo es ilusión; es muy raro encontrar personas de tal calibre, el ego se desintegra, y son personas que ya moran en la Consciencia YO SOY en diferentes grados. Una vez ocurre este evento, la Consciencia debe ser consolidada, ya que ella es la verdadera Llave Maestra de la Realización.

I: ¿Se pueden tener vislumbres de esta Consciencia?

P: Si, pero un vislumbre no es el despertar. Despertar es una toma de consciencia lo suficientemente impactante como para, digamoslo así, pasar de un estado a otro.

I: ¡Es muy difícil dar este paso!

P: Este es el juego de Maya. Mientras creas que tu intelecto es la mejor herramienta que tienes el paso no será dado jamás. La cuestión está en que por mucho que pienses, entiendas y organices la Enseñanza el puzzle irá siendo cada vez mayor y más complicado de terminar. La mente es un laberinto de posibilidades sin salida alguna, hasta que no puedas ver por tí misma que la mente no tiene la cualidad de “despertar” no te hastiarás de ella. La posibilidad para el ser humano está en abandonar su don más preciado, el intelecto; esta es la regla del juego: Busca en tí tu propio aroma y persiguelo hasta el final, la percepción de tu eseidad es la clave y no existe ningún otro método. La percepción de “Ser” es el conocimiento de que tú eres una identidad, el origen de ella es la Consciencia YO SOY, no es tu mente ni nace en ella, de ella parte la ilusión de que tú eres una personalidad con atributos. ¡Díme una cosa!, cuando tu estás tranquila en casa leyendo un libro, ¿necesitas demostrarte a ti misma o a los demás que eres inteligente, sensible, buena, etc…?

I: Pues la verdad, ¡no!.

P: Por lo tanto, te desembarazas de tu personalidad, ¿no es así?.

I: ¡Sí!.

P: Dáte cuenta de que puedes vivir sin ella tranquilamente durante la vida cotidiana de la misma manera que cuando lees. pero no es ahí donde quiero llegar. Cuando lees el libro, ¿Quién eres tú?.

I: ¡No lo se!.

P: ¿Dónde está la consciencia de Ti Misma?

I: ¡No hay!.

P: ¡Exactamente!, pero esto no es digno de alabanza puesto que es lo que mantiene a Maya en actividad. La “ausencia” de Sí es el mayor drama que existe, el Absoluto es literalmente tragado por una historia imaginaria escrita en un libro, por una serie de televisión o por la película más taquillera del momento. (Risas)
En el momento de la lectura uno debe realizar el esfuerzo de descubrirse a sí mismo como el lector, tomar consciencia de que YO estoy leyendo este libro. Si consigues esto, abandona inmediatamente el libro y quédate ahí como YO, esto es auto-consciencia. Si puedes, conserva este sabor de tí misma tanto como puedas. ¿Entiendes el punto?.

I: ¡Sí, por completo!. Esto ha sucedido muchas veces…

P: ¡Sí, pero no sabes que hacer con este material!.

I: ¡No puede ser tan fácil!.

P: (Se ríe). ¡Házlo!. Es el inicio del Advaita. Persigue tu identidad y desembarázate de ella.

I: ¿Es la Identidad lo que frustra la realización del Si Mismo?

P: ¡Efectivamente!, ¡Así es!. La Conciencia Yo Soy es lo primero que se crea en la Conciencia Pura, en el Ser Puro, en el Gran Vacío y es el Testigo, la causa y el origen de la Individualidad, reflejo del Sí Mismo en la Conciencia que más tarde da origen a la conciencia-ego, y la falsa personalidad a la cual conocemos, en la ignorancia, como nuestra real individualidad.
La Individualidad es ese concepto que más ama el ser humano y cuya pérdida es motivo del más grande terror. La ignorancia identifica la no-individualidad con la “nada”, esta “nada” también es un concepto mental. El ser humano no conoce lo que es la “muerte”, sin embargo, inventa el “cielo” y la “nada, el vacío absoluto”, entre ambos conceptos mentales está dividida la humanidad. El Sí Mismo es el vacío de Individualidad, no se puede definir, pero no es el concepto de la “nada” que el hombre ignorante tiene.

I: Con la Realización del YO todo se aclara…

P: ¡Correcto!. El Sí Mismo no puede ser descrito con palabras ya que éstas no existen para su definición, sin embargo sí puede ser descrito como “Quietud”, “estado de lucidez sin objeto”, “Ser Puro carente de toda noción de yo”. Nadie, literalmente, nadie puede experimentar el estado de Turiya, porque para que Turiya pueda ser accedido, la individualidad antes debe desaparecer. Turiya está más allá del conocimiento y la ignorancia, es decir de la mente.

I: ¿Cómo se accede a Turiya?

P: Llega un momento en que el practicante está ensimismado, es decir, permanece únicamente como la Conciencia YO SOY, cuando se da cuenta de que para SER no es necesario ESTAR AHÍ, presente en medio de todas las impresiones que se reciben a través de los sentidos. Goza del Silencio y la Paz, de la Gracia del Sí Mismo y es ésta la que le hace comprender que lo que le separa del Si Mismo es precisamente su presencia como entidad. Cuando le llega el momento luminoso de que UNO es el principal escollo comienza la absorción de la gota en el Océano, de la Individualidad en el Sí Mismo. El mismo YO SOY aprende a abandonarse en los brazos de la Quietud que le atrae hacia el Centro del Corazón. El Sí Mismo se desembaraza de su imagen y la mente se diluye en el Gran Vacío. Es la entrada en Turiya, y el cuerpo reacciona como si se estuviera entrado es un raro estado onírico “despierto”, la respiración se sutiliza y adquiere ritmos como cuando uno está en sueño profundo. Se dan pérdidas de conciencia cortas que son la señal de que se entra en profundidad en Turiya, con cada una de ellas la individualidad se desintegra dejando paso al SI MISMO que no es más que la Quietud del Ser. El cuerpo queda quieto y los cambios de respiración obligan a inhalaciones profundas que al expirar lo dejan como si estuviera sumido en sueño. La única diferencia entre Turiya y el sueño sin ensueños es la LUCIDEZ en Turiya.
Todos vosotros conocéis ya Turiya, solo que lo habéis olvidado. Cuando erais pequeños Turiya era un estado muy normal. Cuando después volvéis a entrar en él lo reconocéis como no-nuevo y os dais cuenta de que habéis vuelto a Casa. No necesitaréis a nadie que os de la confirmación, ningún guru es necesario para que recibáis la verificación. ¡Es tan evidente!.

I: Parameshwar, lo pintas tan fácil…(risas)

P: Es fácil, amigo, cuando sabes que terrenos pisar. Estáis buscando lo que ya conocéis. Todos sabéis que SOIS, seguid esta línea, no hay otra. Manteneos en ese conocimiento de SER y alcanzad el origen de la Individualidad y luego aprended a “no estar ahí”. No hay más.

0 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 5 (0 votes, average: 0.00 out of 5)
You need to be a registered member to rate this post.
Loading ... Loading ...
Imprima este artículo Imprima este artículo
Postee un cometario

Su comentario:

You must be logged in to post a comment.