Posted by admin on Febrero 28, 2009
 La Búsqueda Interior

La Búsqueda Interior

P: Hace unos días atrás hablábamos sobre los tipos de buscadores, ¿recordáis? y de cómo cada uno busca desde su nivel de comprensión: Una búsqueda, un tipo de alimento necesario. Hemos tratado el tema del por qué se encuentra o no lo buscado y sus causas.
Demos por hecho de que nosotros necesitamos como el aire que respiramos sumergirnos de una vez por todas en el Si Mismo.
Aparte de las charlas que venimos manteniendo periódicamente, muchos de vosotros habéis leído a los Maestros Advaitas y pese a que todo está claramente expuesto os encontráis con aparentes y enormes dificultades para comprender. ¿No es así?.

I-a: ¡Así es!, por lo menos ese es mi caso. Hace casi veinte años que leo y releo, entiendo por completo la Enseñanza, pero ocurre que en la práctica no soy capaz de romper el círculo de la mente. Practico meditación en la respiración y la Indagación del Yo de Ramana Maharshi, pero no hay manera…

P: De acuerdo…

I-b: Yo diría que me encuentro en el mismo lugar psicológico que él.

(Otros interlocutores se adhieren a lo dicho)

P: Y ¿Dónde diríais que está el problema?.

I-b: Después de darle demasiadas vueltas al tema, creo el el problema está en que no somos privilegiados. Debe ser un asunto kármico que nos frena e impide comprender. Entendemos intelectualmente pero no somos capaces de llevarlo a la práctica.

P: Este punto que expones es muy interesante y obedece a la realidad. No, no me refiero al problema kármico, si no, muchos de vosotros no vendríais aquí buscando una solución.

Me refiero al punto del entendimiento, y que abordáis todo este tema desde el intelecto. No os dais cuenta de que si no entendéis deberíais cambiar la actitud. ¿Pero hacia dónde moveros?. Verdaderamente no contáis con otra herramienta de comprensión que la mente limitada por el conocimiento almacenado y su calidad. Por otro lado, dependiendo del tipo de información que poseéis así será la intuición que os dirigirá. No os dais, verdaderamente, cuenta de que estáis atrapados por la mente, el intelecto. Todo vuestro mundo es un concepto, una actitud mental; arquetipos, cánones y pautas de conducta sociales, etc… configuran vuestro mundo ilusorio personal. Esto es Maya, Ilusión.
Muchos de vosotros sólo buscáis conocimientos creyendo que éstos os van a liberar de una esclavitud ficticia, y digo ficticia porque no tenéis una verdadera Comprensión de lo que sois en realidad.
Ganar terreno a la ignorancia es vuestro leit motiv, así os sentís seguros dentro de vuestra burbuja. En el conocimiento no está la puerta de escape.

I-b: Todo eso, Parameshwar, lo conocemos y forma parte de nuestro bagaje, pero parece ser que que hay un muro que nos impide ver claramente la luz.

P: Lo conocéis pero no lo comprendéis. Comprender significaría cambiar y ese cambio exigiría un abandono de todo lo que sabéis, de todo lo que habéis adquirido y eso os obligaría a cambiar vuestra forma de ser y todo vuestro mundo y eso, en realidad, os da pánico. Os escondéis detrás de una espiritualidad errónea, arquetípica y mental. Cotejáis lo que se os dice con la información almacenada y si cuadra la aceptáis con gusto.
Este muro que se levanta no es más que vuestra mente conceptual y arquetípica. El problema está en que no queréis quedaros desnudos, sin agarraderos en las manos. Miedo de perder lo que poséis, que por otro lado, podéis comprender que es falso del todo.

Vuestro “sentimientos humanos” no son canjeables, vuestra “mente abierta” con la que comprendéis el mundo, no es canjeable. Estáis demasiado apegados a vuestra mente y os da terror desembarazaros de lo único que poseéis. Realmente estáis demasiado cómodos y seguros con vuestra manera de ser. Verdaderamente, si llegáis a Comprender que todo lo que poseéis tenéis que perderlo inclusive vuestra individualidad, muchos de vosotros abandonáis la búsqueda de la Verdad al instante. La búsqueda en la mayoría de vosotros no sale de las entrañas, es una búsqueda conceptual. El que vive con el corazón en un puño, ése sí encontrará.

También ocurre que muchos de los llamados buscadores aceptan todo sin digerirlo, simplemente porque entra dentro de los cánones espirituales; esta falta de investigación, de discernimiento es causa de confusión. Mirad, la Iluminación no es más que una toma de conciencia, todas las tomas de conciencia son iluminativas; donde antes había ignorancia, ahora hay claridad. “¡Eureka, lo encontré!. Ahora todo es obvio”. Esta exclamación refleja la Iluminación. Para llegar a este punto la mente debe discernir, analizar, ir más allá, estrellarse contra su propia ignorancia, debe caminar por todas las posiblidades, y darse cuenta de que no alcanza. Cuando la mente se rinde, entonces surge la posibilidad de Iluminación. Si este tipo de mente no es de vuestra propiedad, mejor no busquéis, entregaos a las formas devocionales.
¿Qué gran misterio esconde el Maestro cuando os dice “Tú YA ERES el Absoluto”?. ¿Decidme?.¿Qué es lo que hay que entender aquí?.
I-c: Bueno, es aparentemente simple, solo que la mente no atrapa esa realidad.

P: Eso es justo lo que estoy intentando haceos comprender. La mente aquí es una herramienta inútil porque no tiene información con la que cotejar. Una mente investigadora tiene una sola salida posible para encontrar una respuesta válida: la intuición, aún así, a la intuición hay que ponerla en cuarentena porque depende de la información previa almacenada por la mente. Sin embargo, si un Maestro os suelta esa bomba, ya que es su propia experiencia, sustituid vuestra información por ella como base para la intuición, en una palabra intuid lo que os quiere decir el Maestro, id más allá de vuestra mente, abandonad lo que tenéis en el almacén y suplid.

I-c: Aún así, yo por lo menos, no alcanzo a comprender.

P: ¡Simplifícate!, no hay nada que ver. ¿No ves que eres una entidad demasiado compleja?.

I-c: Eso es bastante difícil, incluso hay detrás toda una genética actuando, configurándome.

P: ¡Já!. ¿Cuántas excusas más me vas a dar para no mover un dedo?. (Risas)

I-b: Parameshwar, si “Yo Soy” surge sobre los dos años de edad. ¿Qué había antes?.

P: Solo estaba el teatro preparado, pero no existían todavía los personajes. Conciencia Pura y el Absoluto como presenciación. Cuando apareció “Yo Soy”, surgió el actor principal y entonces comenzó el teatro de tu vida. Papá y mamá expectantes por ver cuál sería la primera palabra del bebé, o “papá” o “mamá”. (risas)
No, no os riáis, eso es lo que pasa, aquí y en todas partes. Más adelante os adoctrinaron sobre lo que es bueno y malo, así vuestra mente iba dando nombre y dimensión a objetos y personajes.

I-b: Así pués, ¿Es la Ilusión la percepción?.

P: ¡Sí y no!. Si no hay objetos que percibir ni perceptor, la percepción no se da, lo que es, es Lucidez sin objetivo alguno. Esa Lucidez es la Conciencia Pura que cuando aparece “Yo Soy” (la percepción de la individualidad) las impresiones recibidas a través de los sentidos adquieren cualidades duales, agradable-desagradable, etc. Éstas quedan registradas en el almacén de la memoria en la mente. Más adelante esta percepción será dirigida y focalizada intencionadamente sobre los objetos y la mente ejercerá su función de reconocimiento. Este foco intencionado es la Atención. La percepción para ser categorizada como Ilusión necesita de todo el engranaje conciencia-cuerpo.
Pero, ¿Qué haces almacenando conocimiento inútil, para qué lo necesitas?.

I-b: Bueno, es necesario conocer todo esto, ¿no?.

P: ¡No, si es el conocimiento de otro!. Para tí solo es información de segunda mano, este conocimiento no es “tuyo”, solo es conocimiento inútil almacenado en tu mente. Este conocimiento no te dará ningún resultado óptimo. El conocimiento útil es aquél que te lleva hacia tu realidad y tendrás que ser tú mismo quien lo adquiera, por propio esfuerzo.

I-b: Entonces todo lo que nos hablas sobre el Absoluto, Yo Soy etc. es conocimiento inútil?.

P: ¡Claro!. Su único propósito es señalar el camino para el que está preparado para recorrerlo. El resto de personajes se quedan enredados entre conceptos. La comprensión, por elevada que sea, siempre es ignorancia. Es un tópico el creer que un jnani lo sabe todo. También ocurre hay muchos que por comprender el Advaita se creen jnanis, el “mercado de la espiritualidad” está lleno de estos falsos jnanis.

I-b: Entonces, ¿Cómo estar seguros de quién es quién?.

P: Solo puedes estar seguro de ti mismo, eso en caso de que no seas un vanidoso. (risas). Comprender la Realización es fácil, pero que el Absoluto encarne aquí y ahora es un tema mucho más duro y difícil. ¡Sí, ya sabemos todos que estamos realizados!, pero vivir como un verdadero realizado, es decir, SABER y SER cuesta tanto que debes perder el pellejo en el intento; puede llevarte toda la vida aprender a abandonarte al Absoluto, toda la vida para sortear las trampas mentales. Si ya os es difícil reconoceros como la Conciencia Yo Soy, cuánto más reconocer que ESO, lo que está más allá del Ser es el Absoluto. Tienes que reunir, primero, las cuatro cualidades personales requeridas. Si una de ellas falla, la Realización solo queda en el terreno de la ensoñación y la esperanza.

I-c: Parameshwar, ¿Podrías indicarnos cuales son esas cualidades?.

P: ¡Claro!. Una mente inquisitiva, estar libres de apegos, capacidad para controlarse y silenciar la mente y un genuino deseo de liberación. Sólo los que reúnen estas cualidades pueden realizar el Absoluto. La mente inquisitiva deviene en la capacidad para discernir entre lo real y lo falso, estar libre de apegos es abandonar toda identificación con el mundo. Díme, ¿cuántas de estas cualidades hay en tu personalidad?.

I-c: Sinceramente, una, la última.

P: Por lo tanto, las otras tres deben ser desarrolladas, ¿no?. Puede que ello te cueste una vida entera.

0 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 5 (0 votes, average: 0.00 out of 5)
You need to be a registered member to rate this post.
Loading ... Loading ...
Imprima este artículo Imprima este artículo
Postee un cometario

Comentarios cerrados.