Posted by admin on Febrero 27, 2009


Ser un Buscador por Zahir

Narración de la experiencia íntima del súbito despertar a la Conciencia Universal “YO SOY

—————

Sin pedirlo, sin buscarlo y sin saber por que, la búsqueda se implantó en mí desde que tengo uso de razón.

El destino ha querido que recorriera un largo camino para desear encontrar a Dios. Cristianismo, judaísmo, Islam, Ordenes esotéricas, budismo, etc, etc. Como común denominador la disciplina, el ascesis, la lectura de Libros Sagrados fueron mi sadhana por mucho tiempo.

Finalmente, cuando llego al Advaita lo hizo en un momento en que toda esa búsqueda “exterior” de la Verdad ya no tenía ningún sentido. Los dogmas y las instituciones preestablecidas no me conducían a nada, me di cuenta que la Verdad, si realmente existía no podía estar fuera, Dios, si existía, no estaba en algún lugar allá en lo Cielos, sino dentro mío. Cuando por primera vez llegó a mis manos un libro de Shri Rámana Maharshi, encontré que las palabras del Maestro exteriorizaban lo que iba sintiendo por dentro. No fue una conversión a una nueva religión, sino el encuentro conmigo mismo. El viaje al interior de mi Ser había comenzado…

Desde ese entonces, cada Maestro de Advaita que habló a través de sus escritos arrojaron más pistas de por dónde debía seguir el viaje, el viaje maravilloso al SER.
Poco a poco los velos de la ilusión fueron quitándose hasta que en determinado momento, ocurrió allá por el 2005 una explosión de Luz, de Comprensión Absoluta de quién era en realidad. De que nunca, jamás, estuve fuera de lo que buscaba, que YO era lo buscado. Esa comprensión intelectual que tenía hasta ese momento, penetró en cada fibra se mi Ser haciéndose carne, evidente e inexpresable. La Comprensión intuitiva y profunda había ocurrido, el repetir mentalmente: No soy mi cuerpo, ni mi mente, ni mis sentimientos, ni mi ego. Soy la Consciencia Universal había quedado atrás. Ahora se hizo evidente sin necesidad de palabra alguna, sin necesidad de recuerdo. ¿Acaso uno anda repitiendo todo el día que Es? Es tan evidente, tan tajante y poderosa esa Comprensión que nombrarla, aun recordarla, es apartarse de ella

Desde ese momento quise gritarlo a los cuatro vientos! ¡Quería sacudir a cada Ser Humano que se me cruzara por mi camino para que despertara, decirle que esto estuvo siempre tan cerca nuestro que era increíble que no lo hubiéramos visto! Pero, la Comprensión, la Iluminación no era el final, recién era el comienzo…

La vida prosiguió desde ese entonces relativamente normal, salvo por ese cambio profundo en mi Ser, los días pasaron y esa efervescencia del comienzo se fue aquietando poco a poco. Hasta que todo empezó a encajar en su lugar, otra Comprensión más simple y menos aparatosa sucedió meses después al Comprender que todo estaba en el lugar que debía estar. Ahora esa Presencia Yo Soy se diluía en el SER y en ese momento, las montañas volvieron a ser montañas y los ríos volvieron a ser ríos. Yo, como Consciencia Universal, asumía todos los roles, algunos felices, otros desgraciados, pero no era más que YO. ¿A quién debía convertir? ¿A quién debía ayudar? Todo el proceso, desde mi niñez hasta ahora fue un proceso necesario para que en este caso, la Comprensión Sucediera. ¿Qué más se puede agregar?

Pero… ¿Era este el fin de toda búsqueda? El Yo Soy se había manifestado abiertamente, pero algo había todavía, una leve, muy leve turbulencia en el Océano existía aun, no había causas externas, viento alguno que produjera esa turbulencia, pero existía…
Y esa turbulencia era producida por el reflejo del Absoluto en el Ser. ¡Sí! Es eso, lo había escuchado en su momento a Maharaj decirlo: Estabilízate en el Ser y el Absoluto se hará sentir luego. ¡Eso era, debía morar ahora en el Absoluto, debía Ser el Absoluto!. ¡Mentira! Esa es la ilusión que han caído muchos jnanis me dijo mi querido y amado Maestro aquí presente, una bofetada tan fuerte como jamás había recibido. No mores en el Absoluto, ve más allá, pero entiende que el último paso lo debes dar tu, debes abandonar tu bien más preciado, tu individualidad, debes perderte en el Océano. Te sentías muy bien siendo el SER, ¡abandónalo! Hasta aquí has llegado, al borde del abismo, hasta aquí llego yo como tu Maestro, hasta aquí llegan los Libros Sagrados y todas, absolutamente todas las palabras de los Maestros. No puedes apercibir lo Absoluto, ¡debes Encarnar lo Absoluto! Estas palabras golpearon como un rayo todo mi Ser, era ese el momento que había esperado toda mi vida, para esto la búsqueda había comenzado, tenía sólo dos opciones, avanzar y perderme para siempre, ser un muerto en vida para el mundo o seguir regocijándome en el placer del Yo Soy. ¿Pero acaso uno tiene elección? ¿Puede uno regocijarse en lo ilusorio?..

El salto fue dado… Lo único que puede decirse es eso; para la gota fue algo terrible, perdía su individualidad, pero para el Océano es Dicha Plena…

A pedido de mi querido y amado Maestro esta experiencia la he volcado en palabras, lamentablemente he tenido que bajar al nivel conceptual y por ende dual para narrar lo inefable. Estas palabras por sí son falsas, no reflejan la Realidad, pero tendrán el valor de ser un indicativo para todos aquellos que, al igual que yo en su momento, sintieron y sienten esta necesidad de la búsqueda. Esta búsqueda solamente puede comenzar sí y sólo sí hay una necesidad absoluta, imperiosa de ella, sólo si es cuestión de vida o muerte… Y aun así nunca tendremos la seguridad que la Comprensión se dé porque nunca depende de nosotros. La necesidad a medias no sirve, es total o sino es preferible olvidarse de todo esto, ya que sólo será entonces un trofeo más para el ego.

Paz Profunda

0 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 50 votes, average: 0.00 out of 5 (0 votes, average: 0.00 out of 5)
You need to be a registered member to rate this post.
Loading ... Loading ...
Imprima este artículo Imprima este artículo
Postee un cometario

Su comentario:

You must be logged in to post a comment.